Nacho Doménech. Presidente Sectorial Brócoli y Coliflor

Si hay un producto que ha sufrido esta campaña por la incertidumbre hídrica, ese ha sido el brócoli. Así lo atestigua el presidente de la Sectorial de Brócoli y Coliflor de Proexport, para quien ha sido la peor campaña de los últimos veinte años, debido a la especulación despertada en el brócoli en zonas no productivas habitualmente a causa de la falta de agua en el Levante.

«La mejor noticia de la campaña de brócoli es que está llegando a su fin»

¿Cómo ha sido la campaña 2017-2018 en brócoli?

Creo que la mejor noticia de la campaña de brócoli es que está llegando a su fin, ya que podríamos definirla como una catástrofe. Ha sido quizás, que yo recuerde, la peor campaña de los últimos 20 años. Hay varios motivos por los cuales ha sucedido esto: yo primero la especulación por la falta de agua.

El verano pasado se plantó brócoli intentando cubrir la demanda en zonas no productivas como Andalucía o Extremadura, aumentando la oferta hasta unos límites increíbles. Hemos estado a remolque del exceso de producción durante toda la campaña con precios muy por debajo del coste, con destrucción de cultivos y problemas de toda índole. Lo mejor es olvidar la campaña, pasar página y esperar que el año que viene las cosas cambien.

¿Ha sucedido igual en coliflor?

La campaña de coliflor es totalmente distinta a la campaña de brócoli. Ha sido una campaña regular, tampoco sin ser ninguna maravilla, pero la coliflor es un producto mucho más específico, que va más encauzado a programas determinados y es más complicado cultivarlo y, sobre todo, empaquetarlo. Su demanda sigue creciendo sobre todo en Europa y considero que este tendente a mejorar. Estimo que la coliflor tiene un futuro bastante más halagüeño que el del brócoli.

 

¿Cómo está evolucionando el mercado nacional de brócoli?

El mercado nacional del brócoli sigue creciendo, pero podríamos destacar este año que, aunque hemos crecido entre el 20-22%  al haber tenido una campaña con una oferta habitual muy por encima de la demanda, este crecimiento en España no se ha visto acompasado con unos precios óptimos. Es decir, hemos estado creciendo mucho a precios por debajo de costes, lo que es bastante complicado porque determina pérdidas para nuestros productores.

¿En qué medida cree que afectará el Brexit a las exportaciones de brócoli y coliflor?

En estos momentos el efecto del Brexit ya está prácticamente absorbido por los proveedores y, sobre todo, por los supermercados que negocian unos precios de euro en relación a la libra, para que no les afecte a la hora de poner los precios en el punto de venta.

¿Es posible innovar en el sector de brócoli y coliflor? ¿En qué medida?

Es complicado innovar porque llevamos haciéndolo hace muchos años. Estamos buscando alternativas en el empaquetado, intentando acercarnos a presentaciones de cuarta gama con floretas de brócoli y de coliflor, procurando dar al consumidor un producto más preparado para la hora de consumirlo, que no requiera mucha preparación, pero es difícil porque tenemos poco margen de maniobra. La tendencia que se está pidiendo es que el empaquetado desaparezca, sobre todo el tema del plástico, y volver a los graneles. Por este motivo, la innovación en empaquetado es complicada porque en estos momentos se persigue que el plástico desaparezca en todos los lineales de los supermercados.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail