Mariano Zapata. Presidente Sectorial Alhóndigas

Las alhóndigas de Murcia y Alicante esperan recuperar con la campaña de pimiento la temporada, ya que en alcachofa, la escasa producción y la competencia de terceros países no ha permitido registrar buenos resultados. En cambio, la calidad del pimiento está aportando mejores perspectivas.

Buena calidad en pimiento, pero escasa producción en alcachofa

Cómo se está desarrollando la campaña de pimiento en calidades, precios y mercados?

Hemos mejorado mucho en calidad gracias a los cambios de semillas y a los buenos estudios que están haciendo todos nuestros proveedores. Además,  no ha sido un invierno demasiado frío, lo que nos ha dado mejores frutos. En precio, en abril, cuando comenzamos en la Región de Murcia nuestra campaña de pimiento, arrancamos con unos precios muy bajos porque Almería tenía aún muchísima producción. En abril empezamos con una media de 30 a 40 céntimos pero, todo fue acabar la producción de Almería a primeros de mayo y comenzar a subir los precios. Durante todo el mes de mayo la media es aproximadamente de 1,20-1,30 €/kilo en los diferentes colores. Alemania es uno de los principales consumidores de pimientos, aunque España está cada vez más consumiendo, además del lamuyo, el pimiento california pues desde el año pasado ya casi todas las cadenas españolas tienen esta variedad en sus estanterías, lo que se está incrementado cada vez más el consumo. Luego Portugal e Italia son otros destinos que también consumen mucho pimiento murciano.

En alcachofa, ¿qué valoración hace de la campaña 2017-2018?

La campaña de alcachofa ha sido bastante mala, tanto por la escasa producción como por los bajos precios. El consumo del producto en fresco no se ha incrementado demasiado, porque es un producto que cuesta cocinar. Y en conserva, que sí hay una gran demanda, hemos tenido el gran inconveniente de que países como Egipto, Perú y Chile han tenido una producción muy alta, lo que ha hecho descender los precios de la alcachofa destinada a industria. Además, tenemos el gran inconveniente de la escasez de agua. La alcachofa necesita agua de una calidad muy alta, que tenga muy poca sal y, como hemos tenido restricciones y agua de peor calidad, la producción ha sido menor y con calidades inferiores.

¿Cómo afronta los próximos tres años al frente de la Sectorial de Alhóndigas de Proexport?

La afrontamos como siempre con ilusión, con ganas de ir mejorando cada vez más y seguir trabajando por la modernización de nuestras estructuras. Queremos intentar incorporar a aquellas alhóndigas que no forman parte de Proexport, ya que creemos que al estar asociados podemos coordinar mejor todas aquellas iniciativas que nos hagan a todos mejorar. Ilusión para afrontar nuevos retos no nos falta.

¿Qué innovaciones se están llevando a cabo en las alhóndigas para adaptarse a las demandas de los mercados?

Las subastas antiguamente, prácticamente todo el producto se vendía en subasta pura y dura y no se comercializaba con una gestión de clientes. Últimamente estamos intentando comercializar también en las alhóndigas, cada una en aquellos productos o mercados que más pueda resultar interesante a sus objetivos empresariales. Además, estamos mejorando muchísimo nuestros controles de calidad, porque es una de los apartados más importantes que podemos ofrecer a todos nuestros clientes. Contar con un producto con la máxima calidad es uno de los deberes que debemos solventar. Estamos mejorando bastante nuestro día a día, en el control en el campo, en la relación con el agricultor y con el cliente cada vez más estrecha. Vamos en una línea ascendente.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail