Juan Marín Bravo. Presidente de Proexport

Juan Marín Bravo lleva desde octubre de 2009 al frente de Proexport defendiendo los intereses de la agricultura murciana en todos los ámbitos. Echando la vista atrás, recuerda su aterrizaje como presidente en plena crisis y cómo el sector se ha superado en este tiempo. En el horizonte, tres años más como presidente de Proexport, en los que seguirá luchando por el sector hortofrutícola.

«Confío en poder dejar un Proexport más plural, grande y representativo»

Ha renovado su compromiso con Proexport tras casi nueve años representando a los productores-exportadores hortofrutícolas de la Región de Murcia. ¿Qué tiene pendiente abordar durante los próximos tres años?

Estos años he intentado organizar y liderar este sector tan complejo en la Región de Murcia y, con mucha ilusión, vamos a seguir porque nos quedan muchos retos pendientes. Llegué a la Presidencia de Proexport en plena crisis, con un sector como el de la producción de tomate en plena reconversión. Hemos trabajado mucho, se han incorporado nuevas producciones dentro de nuestras Sectoriales y ahora Proexport es distinto. No mejor ni peor, distinto al que cogimos en el 2009 pero, sin duda, lleno de retos, lleno de exigencias, con muchos temas pendientes, que año tras año no dejamos de enunciar en nuestra Asamblea General. Confío en poder dejar un Proexport más plural, más grande, más representativo y, sobre todo, recuperar esa imagen de la agricultura que empezamos a perder ante algunos sectores de la sociedad y algunos clientes.

La escasez de recursos hídricos ha sido el frente más complicado para el sector durante este año. ¿Cree que habrá solución viable a corto plazo?

A pesar de los pesares voy a ser positivo. Llevamos demasiado tiempo hablando de este grave problema, de la falta de recursos hídricos y la sequía incesante. Salimos de una de las sequías más importantes de las últimas décadas. El Ministerio hablaba del año más seco desde 1969. Pese a todo, con las nuevas estructuras de nuestras empresas, hemos superado uno de los momentos más difíciles que ha tenido el sector.

Y tras la gran manifestación en Madrid, con casi 50.000 personas reclamando soluciones hídricas definitivas para el Sureste, estamos oyendo que hay una gran sensibilidad, una nueva cultura del agua más allá de nuestra Región y el Levante. Tras la aprobación del Pacto Regional del Agua, podemos estar muy cerca de llegar a un gran acuerdo a nivel nacional entre los grandes partidos que pueda dejar solucionado de una vez por todas este problema. Quiero ser positivo y vamos a seguir empujando para que sea una realidad.

La de 2017-2018 ha sido una campaña muy complicada para algunos de los productos que representa Proexport. ¿Qué aspectos destacaría de la misma?

Va a ser una campaña de las más complejas que ha vivido esta asociación en los últimos años, en algunos de los productos. Estamos en un mercado global, y dependiendo de cómo esta Marruecos, Italia u otros mercados, hay conexiones globales que afectan al resto.

Salimos de la campaña más difícil de los últimos 15 años en brásicas. También en lechuga se han vivido momentos muy complicados, puesto que no somos capaces de encontrar un equilibrio entre la oferta y la demanda, unos programas estables que nos permitan seguir funcionando y planificando nuestras campañas. La incertidumbre de la escasez hídrica del inicio de campaña ha hecho que otras regiones hayan querido cubrir las producciones del Levante. Y el exceso de oferta, nos ha traído momentos en los cuales hemos estado trabajando demasiadas semanas por debajo de costes, lo que significa pérdidas, y eso no es bueno para un sector que genera empleo y riqueza, que conquista mercados.

Reino Unido es un mercado muy importante para las producciones hortofrutícolas murcianas. ¿Qué consecuencias tiene su salida de la UE para las empresas de Proexport?

Aún está por definir, hemos pasado los dos últimos años una fuerte crisis, que ha incidido en los resultados de nuestras empresas. El primer zarpazo fue la devaluación, la caída del 20% de la Libra, que ha hecho que nuestras producciones sean menos competitivas en Reino Unido. Esa incertidumbre, buscar mercados alternativos, la guerra comercial que tienen esas grandes cadenas, que no dejan de comprarnos pero no podemos repercutir esos precios en el consumidor final, ha hecho que sean campañas muy duras y de un bajo resultado para nuestras empresas. Las consecuencias aún están por venir ¿Qué va a pasar con esa salida? ¿Se va a endurecer la facilidad que había para exportar? ¿Qué va a pasar con los aranceles, con los fitosanitarios? Confiamos en seguir trabajando conjuntamente con nuestros clientes británicos y también con las distintas administraciones tanto europeas como nacionales, para que se siga siendo igual de fácil trabajar con este mercado como lo era en los últimos 25 años.

 

¿Cuáles son las líneas de trabajo que están llevando a cabo para que las empresas hortofrutícolas murcianas mantengan su cuota de mercado?

Seguir promocionando constantemente. Vamos a celebrar próximamente la 10ª edición de Fruit Atrattion, donde estamos gestionado ampliar nuevos mercados como Canadá. También en Asia, gestionamos nuevos protocolos y acuerdos bilaterales y comerciales. Sufrimos el bloqueo con EEUU y pese a los muchos años de gestiones ha sucedido todo lo contrario de lo que buscábamos. Proexport tiene que seguir liderando esa apertura de mercados en cualquier feria, en cualquier mercado, abanderando la imagen de Murcia y España para recuperar la pérdida de mercado que hemos tenido en los últimos 4-5 años. Porque parece que se ha olvidado pero seguimos sin el mercado ruso por el famoso veto, del que aún no se han repuesto determinadas producciones. Tenempos que seguir luchando para encontrar esos pequeños nichos de mercado que pueden lograr que determinadas producciones sean rentables.

En España, ¿cómo está evolucionando la cesta de la compra respecto a frutas y hortalizas?

Afortunadamente muy bien, después de una crisis tan importante se empieza a recuperar el consumo. Los socios de Proexport habíamos focalizado nuestra producción para un mercado netamente exportador pero, en los últimos años nos hemos dado cuenta de que las cadenas son cada vez más fuertes en España y, como especialistas en suministrar a las cadenas, nuestros clientes finales, por nuestra trazabilidad, nuestra frescura y nuestros acuerdos comerciales, cada vez se ha abierto dentro de nuestra asociación un interés mayor por el mercado nacional. Este ámbito es cada día más importante y se están haciendo campañas de promoción a través de asociaciones como Alcachofa de España o +Brócoli para fomentarlo. Tenemos 45 millones de consumidores a los que atender en nuestro país, junto al incremento del turismo en determinados meses. Hay que servir a ese mercado nacional, que confiamos va a seguir creciendo y va a ser muy importante para nosotros.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail