Foro de Sostenibilidad de Bayer.
Valencia, mayo de 2018.

La tecnología y la innovación, herramientas clave para aumentar la producción de alimentos en un 70% con el objetivo de hacer frente al incremento de la población»

Phytobac, la solución de Bayer para la eliminación de residuos fitosanitarios.

Bayer aborda la sostenibilidad en la agricultura desde el crecimiento económico y la responsabilidad ambiental y social

Bayer reunió el pasado mes de mayo a expertos de todos los ámbitos del sector agrario para abordar en profundidad la sostenibilidad en el sector de la agricultura y sus retos de futuro. Los cerca de 300 profesionales del sector agrario que participaron en el Foro de Sostenibilidad debatieron sobre la teoría y la práctica de una agricultura sostenible que garantice el futuro de la alimentación.

Articulado en torno a tres ejes básicos: el crecimiento económico, la responsabilidad social y la responsabilidad medioambiental, el Foro de la Sostenibilidad reunió a especialistas procedentes del ámbito agrario, académico, administrativo, empresarial, asociativo y de la comunicación en representación de instituciones como la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y la Fundación Triptolemos.

Según datos de la FAO, nos encontramos ante un reto de escala global: un incremento del 35% de la población en 2050 para el que necesitaremos un 70% más de producción de alimentos, con una tierra cultivable disponible cada vez es menor debido a factores como la desertificación, la erosión y la urbanización.

“Para afrontar este desafío necesitamos seguir innovando, aplicando tecnología digital que nos ayude a ser más productivos a la vez que mejoramos la calidad de vida de los agricultores y somos más sostenibles”, explicó Adonay Obando, director general de Bayer Crop Science Iberia, en la inauguración del Foro.

Obando recordó que ya hace 31 años que las Naciones Unidas definieron lo que era sostenibilidad y “si algo ha quedado claro en todo este tiempo es que la sostenibilidad es cosa de todos, de toda la sociedad, y que para que sea una realidad necesitamos diálogo. Sabremos que verdaderamente hemos logrado ser sostenibles cuando nuestros nietos abran la nevera y encuentren lo que necesitan para comer mientras continúan disfrutando del entorno y el medio ambiente”.

En su intervención, Fernando Miranda, director general de Producciones y Mercados Agrarios del MAPAMA, hizo hincapié en el cambio en los modelos de producción de alimentos cuya transición pasa por la tecnología y la aplicación de conocimiento e  innovación: “debemos decidir cómo queremos que los demás perciban nuestro sector agroalimentario, si queremos que sepan que producimos los alimentos de la forma más sostenible”.

Miranda animó al sector a hacer las cosas bien, “anticiparnos y no solo cumplir con las leyes porque así nuestra agricultura será competitiva. La agricultura ha de estar basada en el conocimiento porque la sostenibilidad no es una opción sino una necesidad para seguir estando en el mercado”.

Los participantes en la mesa redonda debatieron sobre responsabilidad medioambiental, coincidiendo en señalar la importancia de formar e informar sobre lo que está haciendo el sector con un mensaje unificado que dé confianza al consumidor a largo plazo.

La ponencia Innovación para una agricultura sostenible y competitiva de José Luis Alonso Prados, subdirector general de prospectiva y coordinación de programas de AINIA, ha explicado a través de datos cómo el contexto de los próximos años con un  incremento de la clase media demandante de frutas, hortalizas y carne, y un cambio climático con incremento de las temperaturas, obliga a hacer una aproximación holística que implique aceptabilidad ambiental, social y viabilidad económica.

“La agricultura digital contribuirá a reducir pérdidas en cultivos y a incrementar el rendimiento hasta en un 25%. En Bayer ya hemos iniciado este camino, trabajando con tecnologías como la teledetección satelital para control de cultivos, la sensorización para obtener datos en tiempo real y predecir plagas o el conjunto de herramientas para apoyo a la toma de decisiones como la Red de Monitoreo Online”, señaló Pablo García-Nieto, responsable de servicios digitales de Bayer Crop Science.

En su intervención Javier Pérez, Grower Marketing Manager de Bayer Iberia destacó que desde Bayer “hemos desarrollado herramientas que aportan de una forma sencilla y visual, información sobre cultivos, plagas o enfermedades, contribuyendo a optimizar insumos, tratamientos y, en definitiva, a conseguir una mejor calidad de la cosecha de una manera más sostenible”.

Entre los modelos de predicción de enfermedades, el modelo de repilos del olivar y el modelo de moteado, permiten predecir los niveles de infección de la enfermedad con 15 días de adelanto lo que favorece que la aplicación se realice en el mejor momento.

“La sostenibilidad relacionada con la alimentación debe basarse en el conocimiento y en la ciencia”, ha explicado Yvonne Colomer, directora de la Fundación Triptolemos. Además, Colomer ha compartido su experiencia con el programa BayG.A.P, una iniciativa de Bayer para capacitar y asesorar a los productores en los procesos de verificación de sus productos.

Finalmente José Miguel Mulet, de la Politècnica de València, advirtió que como cualquier actividad humana “la agricultura necesita tecnología y es imposible renunciar a ella como es imposible renunciar a internet. Toda la vida hemos usado tecnología como salazones o escabeches, el equivalente a los actuales CRISPR o nanotecnología”.

En la clausura el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, ha asegurado que la sostenibilidad es una responsabilidad que tiene que estar compartida por la administración, por las empresas y por los agricultores a fin de poner las nuevas tecnologías en manos del campo.

Tras finalizar las ponencias, el encuentro contó con un área de exposición exterior donde los asistentes han podido conocer de primera mano cómo funciona Phytobac, un sistema que elimina los efluentes de productos fitosanitarios para proteger el agua de posibles contaminaciones, o como trabajan los insectos auxiliares y polinizadores en el control biológico de enfermedades de las plantas, entre otros.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail